Hallazgo histórico en Ozuluama

Ozuluama, Ver.- Una megalópolis perteneciente a la cultura huasteca, es investigada por arqueólogos del INAH, ya que fueron encontradas pirámides que ocupan una extensión territorial superior a las 60 hectáreas que pudieron estar habitadas por más de 100 mil personas, hace unos 800 años.
El alcalde de Ozuluama, Noé Hazael Villegas Arevalo firmará un convenio con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, para impulsar el rescate de los vestigios de la antigua cultura, como pirámides, monolitos de más de un metro de altura e incluso un área del llamado juego de pelota, ya que este histórico descubrimiento representa un cambio de rumbo para la localidad.
Esta semana el arqueólogo Roberto Ruiz, del INAH con sede en el Puerto de Veracruz, vistió la ruinas arqueológicas de Cebadilla, con el objetivo de analizar los vestigios e informar a la Ciudad de México sobre este hallazgo, ya que se requiere la aplicación de recursos económicos para su rescate.
Aunque las ruinas arqueológicas fueron encontradas por moradores del cerro de Cebadilla desde hace más de 50 años, es la primera ocasión que se realiza una investigación íntegra de esta ciudad en ruinas que se espera aclare infinidad de incógnitas de la arqueología de México, ya que especialistas aseguran que se trata de un sitio que es mucho mayor que El Tajín.

HALLAZGO HISTORICO
De acuerdo con el director de Turismo en Ozuluama, Luis Alberto Avilés Pérez, sólo existen 3 pirámides a la vista, pero no se descarta que exista un mayor número de elevaciones en las más de 60 hectáreas, por lo que será necesaria la participación de los tres órdenes de gobierno y el INAH para el rescate de tan valiosos monumentos.
El sitio colinda con ranchos ubicados en las faldas del cerro, pero está situado en propiedad federal, por lo que se buscar realizar un proyecto de construcción de una carretera para el acceso hasta la comunidad de Cebadilla, ubicada a 37 kilómetros de la cabecera municipal, es decir a una hora 15 minutos.
De acuerdo con el arqueólogo, podría tratarse de una de las civilizaciones mesoamericanas más antiguas, después de la Cultura Olmeca. Aunque la Cultura Huasteca no tuvo el desarrollo tecnológico como en su momento lo tuvieron Los Mayas y después los Aztecas.
En el reciente hallazgo de Cebadilla se encontraron piezas de obsidiana provenientes de lava volcánica, que se sabe eran utilizadas como armas para el sacrificio y uso cotidiano.

INTERCAMBIO EN EL ‘FUEGO NUEVO‘
Cabe hacer mención que cada 52 años se reunían las culturas prehispánicas como Toltecas, Olmecas y Mayas para desarrollar “El Fuego Nuevo“, evento que realizaban para dirimir sus diferencias entre culturas.
De ahí que en la zona se hallan encontrado piezas que no pertenecen a la Cultura Huasteca, pero que pudieron intercambiarse en “El Fuego Nuevo“.
El experto explicó que por las dimensiones de este hallazgo, es de pensarse que pudo tratarse de una megalópolis la que ahí se desarrolló, ya que incluso fue detectado un dren pluvial conductor de agua lluvia que atraviesa la ciudad.
Algo que llamó poderosamente la atención es el juego de pelota practicado únicamente por Los Mayas, además del descubrimiento de pirámides circulares que no eran construidas necesariamente dentro de la Cultura Huasteca.
Objetos como puntas de lanza de jade, piedra lumbre que sólo se encuentra en el pico de Orizaba, pozos artesanos cubiertos de tierra, que pudieron utilizarse para almacenamiento, fueron detectados durante la visita a las ruinas, por lo que en pocos días se acordonará la zona para la realización de estudios e investigación del sitio.
El Gobierno Ozuluama ha mostrado total interés porque se realice una profunda investigación para conocer más sobre la existencia de estas ruinas arqueológicas de enorme valor para el municipio.
Cabe destacar que esta es la primera administración que se interesa en rescatar estas pirámides de la Cultura Huasteca por lo que se buscarán recursos ante Sedesol, Semarnat, Conagua, Sectur y fundaciones, ya que esto resulta altamente costoso.

Con Información de la Razón

cultura3 cultura2

Déjanos tu comentario